Alimentos y sus propiedades

TOMATE, antioxidante

Es un potente antioxidante debido al licopeno, que es lo que le da además su color rojo.

Protege frente a varios cánceres y problemas degenerativos y cardiacos y favorece la digestión.  Rico en vitaminas A y C, ácido fólico, hierro y magnesio.

Su índice glucémico es muy bajo; tan sólo 36 calorías por 100 gramos.

 PEPINO, laxante  

Sin grasa, bajo en calorías y colesterol, posee propiedades anticancerígenas,  gracias a los fitoesteroles y los terpenos (agentes químicos) y a su vitamina C.  Es casi todo agua y corrige el exceso de acidez (va bien en la diabetes, obesidad, artritis y gota).

Para beneficiarse de su efecto purgante, hay que masticarlo bien y despacio.

ZANAHORIA, ver bien

Debe su color naranja al betacaroteno, que se transforma en vitamina A (retinol) una vez absorbidos por el organismo.  Esta vitamina es fundamental para la vista, las mucosas y la piel.

NUEZ, para dormir

Este fruto es, sobre todo, un buen aliado del sistema cardiovascular; tiene más omega 3 que cualquier otro fruto seco, además de vitamina B, fósforo, magnesio, cobre y gammatocoferol (una vitamina E excelente frente a los cánceres de colon, mama y próstata).  Además, ayuda a conciliar el sueño (posee melatonina)

y a cuidar la línea (es muy saciante

y contiene fibra).

Tomar 4 nueces al día siguiendo una

dieta sana reduce el riesgo cardiovascular.

KIWI, vitamina C

De las frutas más populares, es la que más nutrientes tiene (supera a todas en vitamina C).  Según un estudio de la Universidad de Oslo, evita los trombos en la circulación sanguínea y reduce los triglicéridos; y, si hacemos caso del Rowett Research Institute de Escocia, tomar uno al día mantiene el ADN en forma.  Su luteína protege los ojos de las cataratas y de la degeneración macular.

YOGUR, peso a raya

Una investigación de la Universidad de Knoxville (EE UU) afirma que ayuda a llevarse bien con la báscula (el calcio interfiere en la absorción de grasas -limita las abdominales, las más peligrosas para la salud cardiovascular-).  Asimismo, sus bacterias reducen la lactosa de la leche (que suele ser indigesta) y regula el PH gástrico

(protegiendo el intestino).

Después de un tratamiento con

antibióticos, ayuda a reponer la flora

intestinal.

PASTA, buen humor

Se trata de hidratos de carbono lentos (la mejor fuente de energía para el organismo, pues se absorben de forma gradual).  Saciante, rica en triptófano -precursor de la serotonina (la llamada hormona de la felicidad)-, equilibra el ánimo.

No tiene muchas calorías (175 cada 50 gramos); sólo hay que controlar las salsas.

 

 

fuente: Revista Mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s