Mira hacia adelante y dirige tu vida con confianza

 


EL OBJETIVO ES LOGRAR QUE EL CEREBRO TRABAJE A NUESTRO FAVOR

A veces, los obstáculos que nos impiden avanzar por la vida con iguales dosis de arrojo que de optimismo no están fuera de nosotros sino dentro: demasiadas exigencias, preocupaciones que no nos llevan a ningún sitio, lamentos… El secreto para alcanzar la felicidad está en cambiar ese discurso interno.  Descubre como.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo, decía Albert Einstein.  Cambiar los esquemas mentales que en lugar de ayudarnos a avanzar a paso firme por la vida nos mantienen con el freno de mano puesto es la primera medida a tomar.  Sólo así, conseguiremos ser dueños de nuestras propias emociones y vivir la vida con plenitud y entusiasmo.

ALLANA TU CAMINO HACIA LA FELICIDAD

Los pensamientos negativos vienen a ser como un juez interno que va dictando sentencias en contra de nuestros intereses antes de tiempo.  Por eso, hay que aprender a pararlos.

-Piensa en positivo y te sentirás mejor.  Si cuando nos enfrentamos a una situación difícil, dejamos que los pensamientos negativos invadan nuestra cabeza, más pronto que tarde se convertirán en emociones dañinas que nos harán sufrir.  No se trata de distorsionar la realidad, sino de adoptar una actitud más favorable.  Las personas que se “hablan” a sí mismas con optimismo y confianza -saben relavizar, se ven capaces de ser felices “a pesar de…”, etc,-se sienten mejor.

-Limpieza mental.  Analiza esa vocecilla que boicotea tu bienestar.  Si lo que te da vueltas a la cabeza es exagerado, no ayuda a resolver el problema y, además, te hace sentir mal, a qué esperas para borrarlo de tu mente.  Cuando un pensamiento no es útil es que está de más, ocupando un espacio valioso en el cerebro y malgastando nuestra energía.

-No eches más leña al fuego.  El primer paso para lograrlo es evitar los pensamientos derrotistas -“nunca aprenderé…”, “no puedo vivir sin…”, “es un callejón sin salida”, etc.-y esquivar la lista de calificativos dramáticos-“horroroso”, “pésimo”, etc.-.  Esa idea negativa que ronda por tu cabeza ¿es tan “terrible” como te parece? ¿Te impide ser feliz?

-Pasa a la acción.  La próxima vez que te sientas triste, decepcionado/a, furioso/a, etc, detecta que pensamiento lo ha originado.  ¿Estás de mal humor porque el servicio de un bar es malo?  En vez de decirte “El camarero me ignora.  No sé imponerme”, piensa que vales demasiado como para perturbarte por eso.  “Haz que tu cabeza trabaje a favor tuyo y poco a poco adquirirás la costumbre de no molestarte cuando las cosas vayan mal”, advierte Wayne W. Dyer en “Tus zonas erróneas”.

-Busca la calma interior.  Intenta, en definitiva, generar pensamientos constructivos que produzcan sosiego y refuercen tu confianza.  “No vemos las cosas como son, las vemos como somos nosotros”, se recoge en el Talmud judío.  ¿Entonces por qué no hacer un esfuerzo por percibirlas de forma más favorable? “Para ver claro, basta con cambiar la dirección de la mirada”, decía el autor de “El principito”.

LIBÉRATE DE ESTOS FALSOS MITOS

El psicólogo Rafael Santandreu recoge en su libro “El arte de no amargarse la vida”, algunas de las exigencias que causan más angustias y malestar en nuestra sociedad.

-PAREJA.  “Necesito tener a alguien a mi lado qu eme ame; de lo contrario, ¡qué vida más triste!”.

-REALIZACIÓN.  “Tengo que ser alguien en la vida, aprovechar bien mis cualidades, si no me sentiré fracasado”, “si deseo mucho algo, lo conseguiré”, o “si no me preocupo es que paso de todo”.

-IMAGEN.  “No puedo tolerar que la gente me menosprecie.  Debo defender mi imagen”.

-POSESIONES.  “Más es siempre mejor” o “tengo que tener un piso en propiedad”.

-OCIO.  “Debo tener una vida emocionante sino, mi vida es un aburrimiento, un desperdicio” o “si no estoy ocupado, no estoy bien”.

Si esta lista de creencias falsas te resulta familiar, mira a tu alrededor y busca ejemplos que tiren por tierra esas autoexigencias.  Seguramente conozcas a muchas personas que son felices sin tener pareja, una gran vida social, un piso de propiedad, etc.

LA FELICIDAD ESTÁ DENTRO DE TI

El ser humano no nace con un manual de uso bajo el brazo, pero no cabe duda de que dispone de todas las herramientas que necesita para ser feliz.

VIVE EL PRESENTE.  Según un estudio, las personas que se sienten más plenas y satisfechas son aquéllas que viven instaladas en el presente.  Cuanto más incierta sea la fase en la que te encuentres, mayores deben ser tus esfuerzos por mantener tu mente concentrada (o por qué no, distraída) en el ahora. “Una persona logra ser feliz cuando vive plenamente la vida, aceptándola como le viene”, explica Jorge Larruy, autor del libro “Espacio interior”.

VALORA LO QUE ERES, NO LO QUE TIENES.  “Esperar que una casa más grande, una persona o un trabajo te haga feliz es absurdo”, añade Larruy.  Supeditar nuestra felicidad a factores externos es poner el timón de nuestra vida en manos de las circunstancias.  Intenta cimentar tu felicidad en lo que eres o puedes llegar a ser con voluntad y una buena actitud en lugar de lo que tienes o deseas poseer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s