Conciencia de los ángeles

images

Los ángeles buscan una entrada en nuestra conciencia, se deslizan en nuestros pensamientos o en nuestros sueños.  Pero también disponen acontecimientos, proporcionan personas y circunstancias que nos ayuden, e incluso se nos presentan bajo apariencia humana.

Examinaremos las numerosas maneras de comunicarnos con lo divino, y el papel que desempeña la fe en nuestras vidas.

Aunque abundan las pruebas de la asistencia angélica, los seres humanos nos mostramos notoriamente escépticos respecto de lo que no podemos ver con nuestros propios ojos.

-Los ángeles hablan- ha dicho Billy Graham-.  Aparecen y desaparecen.  Experimentan un sentido adecuado de la emoción.  Aunque pueden tornarse visibles si lo desean, nuestros ojos no están constituidos para verlos ordinariamente, del mismo modo que no somos capaces de ver las dimensiones de un campo nuclear, la estructura de los átomos o la electricidad que fluye a través de un hilo de cobre.

Billy Graham ha señalado además:

-Nuestra capacidad para advertir la realidad es limitada.  El ciervo del bosque supera con creces nuestro sentido del olfato.  La lubina posee un sistema de radar extraordinariamente sensible.  Algunos animales pueden ver en la oscuridad cosas que escapan a nuestra atención… ¿Por qué, pues, considerar extraño que los hombres no consigan percibir la realidad de la presencia angélica?

Joan Borysenko, una renombrada psicóloga que figura entro los más importantes especialistas de la psiconeuroinmunología, la rama de la medicina que estudia los vínculos entre la mente y el cuerpo, cree que la espiritualidad constituye una clave para la curación; esta científica mantiene una relación personal con lo divino.

-Creo que lo divino ayuda de distintas maneras a diferentes personas -dice-.  Creo en el reino angélico; así que cada día invoco a los ángeles.

Sigue la práctica de una antigua plegaria judía, en cuanto que invoca primero al arcángel Miguel, a su derecha.  Como es el ángel del amor, solicita su ayuda para ser, según dice, “verdaderamente capaz de ser querida y de querer”.

Entonces, a su izquierda, invoca al arcángel Gabriel, que nos ayuda a superar el temor.  Enfrente, invoca al arcángel Uriel, el de la mente clara, y tras ella invoca al arcángel Rafael, el que sana.

-Invocar a los ángeles -afirma- es simplemente reconocer su presencia.

Tras la invocación a los ángeles, Borysenko imagina la luz divina que llega de arriba, hasta su corazón, y fluye por su cuerpo.  Esa luz, señala, recibe el nombre de shekina -lo femenino divino de la creación-, y en la mística judía constituye parte de lo divino que vive dentro de cada uno de nosotros.  Concluye pidiendo unidad y protección.

HECHOS ANGÉLICOS

-Los ángeles son capaces de hablar.  Pueden aparecer y reaparecer.  Experimentan intensas emociones.

-Los ángeles pueden tornarse visibles cuando quieres.

-Los ángeles pueden aparecer bajo cualquier forma que nuestra imaginación acepte.

-Si crees, confía en que ángeles poderosos te acompañarán en las experiencias de la vida.

-Los ángeles no son omnipresentes.  Sólo pueden hallarse en un lugar en un determinado momento.

-No hay límite al número de ángeles capaces de acudir en tu ayuda.

-Los ángeles pueden aparecer como una blanca luz deslumbrante, casi cegadora.

-Los ángeles no nos gobiernan, ni aprenden lecciones en beneficio nuestro.  Poseen la capacidad de inspirarnos y de enviarnos mensajes que nos ayuden en todos los aspectos de la vida.

-Los ángeles se muestran muy creativos en los modos de comunicarse con nosotros, pero hemos de escucharlos.

-Los ángeles poseen un gran sentido del humor.

-Los ángeles nos inspiran a través de conocimientos y de ideas súbitas y brillantes.

-Cuando te abras a ellos, los ángeles empezarán a aparecer en cada sector de tu vida.

-Los ángeles son al tiempo alegres, bulliciosos y serios.

-Tu empeño en comunicarte con ellos y abrirte a los ángeles comienza en tu propio corazón.

-Nuestros ángeles de la guarda permanecen con nosotros después de la muerte para guiarnos, repasar las lecciones que hemos aprendido y ayudar a nuestras almas a seguir adelante.

-Lo que me ha ayudado de una manera inmensa -asegura- es el reconocimiento de que el auxilio se halla en torno de nosotros, pero nos torturamos con nuestros propios miedos si no lo solicitamos.  Y cuando estamos dispuestos a pedirlo, el auxilio sobreviene.

Nada cuenta cuál sea tu religión, o si no tienes ninguna.  No importa tu modo de comunicarte con la divinidad y con los ángeles.  Ni qué forma asuma la realidad de la asistencia angélica.

¿Cómo y por qué vienen a nosotros los ángeles?

El Salmo 91 responde sencillamente a esta pregunta a partir del versículo 11:

Qué él dará orden sobre ti a sus ángeles de guardarte en todos tus caminos.

Te llevarán ellos en sus manos, para que en piedra no tropiece tu pie; pisarás sobre el león y la víbora, hollarás sobre el leoncillo y el dragón.

En el nombre de Dios, los ángeles pueden ayudarnos de cualquier modo que necesitemos.

Pues él se abraza a mí, yo he de librarle.

Como dice Dios en el versículo precedente, Él y sus ángeles nos ayudan porque tenemos fe y amor; creemos.

Me llamará, y le responderé, estaré a su lado en la desgracia, lo libraré y glorificaré.

Dios prosigue aquí su simple explicación.  Basta con que solicitemos ayuda y él estará allí.  Procede así a menudo con la asistencia de Sus ángeles.

Tanto si llamas Dios a esta fuerza universal como si la denominas Poder Supremo, Destino, o lo que se te antoje, resulta difícil ignorar que existe allí algo que se halla íntimamente conectado con nosotros y que tal fuerza no está necesariamente “allí”, como siempre creímos, sino que esencialmente se encuentra en cada uno de nosotros.

A través de la historia hemos visto ángeles de la variedad de maneras en que ayudan los ángeles a las personas.  Una cosa es oír antiguos relatos que, por dramáticos e históricos que sean, pueden a veces dar la falsa impresión de que los ángeles sólo ayudan a los grandes dirigentes religiosos o a famosas figura históricas.  Y otra muy distinta saber de la moderna asistencia angélica, tan espectacular como la histórica, pero que se desarrolla próxima y en beneficio de gente corriente como tú y como yo.  Los ángeles, según advertirás, están con todos nosotros, todo el tiempo.

Tus ángeles guardianes -Linda Georgian

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s