Pensando de la manera correcta

“No es suficiente el poseer una buena mente;

lo principal es saber usarla bien”.

-Rene Descartes

0

No es suficiente tener un deseo borroso de lo que anhelas, debes formar una imagen clara y definida de lo que quieres hacer, tener o ser.  No basta con desear viajar más, ver más o vivir más.  Todos tienen esos deseos.  Si vas a mandar un mensaje a un amigo, no le enviarás las letras del alfabeto para que él descifre o construya el mensaje, ni tampoco le harías llegar palabras del diccionario al azar.  Tú le envías un mensaje coherente que signifique algo específico.

Cuando quieras imprimir tus deseos en la mente, debe ser por medio de una afirmación clara.  Debes saber lo que quieres y ser específico.  Nunca vas a triunfar o a echar a andar el poder creativo de tu mente mandando mensajes vagos o imprecisos.  Determina exactamente lo que quieres y mantén esta imagen en tu mente constantemente.  Así como el marinero tiene la visión del puerto hacia donde va, también tú debes tener la mirada enfocada en tu meta todo el tiempo, sin permitir que las distracciones o las dudas te hagan apartar tus ojos de ella.

No es necesario realizar complejos ejercicios de concentración, establecer horarios rígidos para afirmaciones, “retirarse al silencio”, o cosas por el estilo.  Y no es que lo anterior esté mal, sino que todo lo que necesitas es saber qué quieres y desearlo lo suficiente como para que se fije en tu pensamiento.

Observa constantemente esta imagen de tus sueños y metas.  Nadie necesita esforzarse para concentrar su mente en algo que realmente quiere.  Son las cosas que realmente no nos interesan en las que no es difícil mantener centrada nuestra atención.

Entre más clara y definida sea tu imagen, y más pienses en ella, enfocándote en todos sus detalles, más fuerte será tu deseo.  Y mientras más fuerte sea tu deseo, más fácil podrás tenerlo en tu mente.  Esto te ayudará a romper la inercia, superar la pereza mental y la comodidad, y comenzar a trabajar rápidamente en tus planes.

Pero se necesita algo más que simplemente poder ver la imagen con claridad.  Si eso es todo lo que haces serás un iluso que sólo se dedica a pensar en fantasías y tendrás poco o ningún poder para lograr lo que quieres.  Detrás de tu imagen clara debe encontrarse el propósito y la convicción de realizarla, de convertirla en una expresión tangible.  Debe existir una fe invencible e inquebrantable en que lo que deseas ya es tuyo, que está a tu alcance y que sólo necesitas tomar posesión de ello.  Es ver tu sueño como si ya fuese una realidad.

Vive en tu nueva casa mentalmente hasta que tome forma físicamente y sea una realidad.  Disfruta en tu mente de las cosas que quieres.  Celebra por anticipado tu éxito.  La Biblia dice: “Cualquier cosa que pidas con fe, si crees que la vas a recibir, la tendrás”.

Observa las cosas que quieres como si estuvieran a tu alrededor.  Visualízate teniéndolas y usándolas.  Haz uso de ellas en tu imaginación, igual que como las vas a usar cuando sean tuyas.  Sumérgete en tu imagen mental hasta que la puedas ver con total claridad tan solo con cerrar los ojos, y después tomar posesión de ese sueño.  Reclámalo como tuyo.  Asúmelo en tu mente, con la completa fe de que es tuyo.  Entrégate a esta posesión mental.  No dudes ni por un instante que es real.

Vive en la casa nueva, ayuda a las causas benéficas en las cuales crees, maneja el auto que deseas, observa a tus hijos recibiendo la educación que merecen, viaja  a donde siempre has querido viajar.  Haz todo esto en tu mente, y con confianza planea más cosas.  Piensa y habla de todo aquello que has pedido como si fuera tuyo.  Imagina un ambiente y una condición financiera exactamente como la quieres, y vive todo el tiempo en ese entorno mental y en esa condición financiera hasta que se convierta en realidad.

No realices este ejercicio como quien construye castillos en el aire.  Abraza la fe de que lo que imaginas se está realizando y mantente firme en el propósito de que se va a realizar.  Recuerda que es fe y propósito en el uso de lo que has visualizado lo que establece la diferencia entre el soñador con intención y el iluso.

Tu parte es formular inteligentemente tu deseo por aquellas cosas que hacen una vida más completa, y después imprimir todo este deseo en tu mente.  Tu fe y tu voluntad para trabajar por dicha meta se encargarán del resto.  “Cree y recibirás”.

Sin embargo, la respuesta a lo que buscas no es de acuerdo a tu fe mientras hablas, sino de acuerdo a tu fe mientras actúas.  No puedes magnetizar un pensamiento hablando de él de vez en cuando y después olvidándote del asunto por una semana.  De nada sirve lo que pienses, proyectes y planees si no está acompañado por el propósito y la determinación de actuar.

Mitos y verdades sobre el secreto más extraño del mundo – Dr. Camilo Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s