NO HAY NADIE MÁS ESCLAVIZADO QUE AQUELLOS QUE CREEN FALSAMENTE QUE SON LIBRES – GOETHE

10628_1243073321656_1374035256_710376_7009679_n

 

Cuando unas pocas personas desean controlar y dirigir la masa de la humanidad, se necesitan ciertas estructuras clave.  Éstas son las mismas independientemente de si uno está tratando de manipular a un individuo, una familia, una tribu, una ciudad, un país, un continente o todo el planeta.  Primero hay que fijar las “normas”, es decir, lo que está considerado correcto y erróneo, posible o imposible, cuerdo o demente, bueno y malo.  La mayoría de la gente sigue estas normas sin cuestionarlas debido a la mentalidad de sumisión que ha prevalecido en la mente colectiva humana durante por lo menos miles de años.  Segundo, hay que hacer la vida muy desagradable a aquellos que se oponen a tus “normas” impuestas.  La manera más efectiva de conseguir esto es, en efecto, hacer que ser diferente sea considerado un delito.  Así que aquellos que creen en unos principios diferentes o tienen una visión distinta, otra versión de la “verdad” y otro estilo de vida, destacan como una oveja negra en el ganado humano.  Ya has obligado a este ganado a aceptar tus normas como una realidad y así, en su arrogancia e ignorancia, pueden ridiculizar o condenar a aquellos que tienen una concepción diferente de la vida.  Esto los presiona para que se conformen y sirve de advertencia para aquellos elementos del ganado que también están pensando en escapar de él.  Hay un dicho japonés que dice: no seas el clavo que destaca por encima del resto porque serás el primero en ser golpeado.

Esto crea una situación fundamental para los pocos que controlan a los muchos, en la que las masas se vigilan a ellas mismas y unas mantienen a raya a las otras.  La oveja se convierte en el perro pastor para el resto del ganado.  Es como un preso que intenta escapar mientras el resto de sus compañeros de celda se apresuran a detenerle.  Si esto sucediera deberíamos decir a los presos que están locos. ¿cómo pueden hacerlo? Pero los humanos se están haciendo precisamente esto unos a otros cada día cuando exigen que todos se conformen con las normas a las que ellos se someten ciegamente.  Esto no es otra cosa que un fascismo psicológico: la policía del pensamiento con agentes en cada casa, en todas partes.  Agentes condicionados tan profundamente que la mayoría no tienen la menor idea de que en realidad son controladores de mentes no remunerados.  “Sólo estoy haciendo lo que es bueno para mis hijos”, les oigo decir.  No, para aquello para lo que has sido programado que creas que es bueno para ellos y también la creencia de que solamente tú sabes lo que es mejor.

Todo esto forma parte de la estrategia de “divide y vencerás”, tan importante para asegurar que el ganado se supervise a sí mismo.  Todos desempeñamos un papel importante en el encarcelamiento mental, emocional y físico de los demás.  Todo lo que los controladores tienen que hacer es tirar de las cuerdas adecuadas en el momento oportuno y hacer que sus marionetas humanas bailen la canción apropiada.  Esto lo consiguen determinando lo que debe enseñarse en lo que llamamos ingenuamente “educación” y lo que debe considerarse “noticia” en los medios de comunicación que poseen.  De esta manera pueden dar órdenes al ganado que no piensa y no duda lo que debe creer de sí mismo, de los demás, de la vida, de la historia y de los acontecimientos actuales.  Una vez fijadas las normas en la sociedad, no hay ninguna necesidad de controlar a cada periodista, reportero o funcionario del gobierno.  Los medios de comunicación y las instituciones toman su “verdad” de estas mismas normas y, por consiguiente, ridiculizan y condenan por acto reflejo a cualquiera que ofrezca otra visión de la realidad.  Una vez que se ha controlado lo que considera “normal” y posible, el sistema entero funciona prácticamente por sí mismo.

Unas ovejas mantienen en fila a las demás y hacen la vida imposible a cualquiera que intente escapar.  Es muy fácil para un grupo pequeño de linajes familiares entrecruzados controlar las vidas, o dicho de otro modo, las mentes, de millones de personas una vez establecidas las instituciones clave de “información”, ya que durante miles de años lo han estado de diversas formas.  No hay suficientes manipuladores o secuaces para controlar físicamente a la población, de manera que han tenido que crear una estructura en la que los propios seres humanos se controlen a sí mismos mediante imposición mental y emocional.

Tan pronto se tiene la mentalidad del ganado controlándose a sí misma, hay una tercera fase en este robo de la conciencia humana.  Se crean facciones dentro del ganado para que guerreen entre sí.  Para ello se inventan creencias “diferentes” (que en realidad no son nada diferentes) y se enfrentan unas a otras.  Estos sistemas de creencias o credos son lo que se denomina religiones, partidos políticos, teorías económicas, naciones, culturas y una infinita variedad de “ismos”.  Estas creencias se consideran “opuestas” cuando, como he señalado en mi libro I Am Me, I Am Free, son “contriguales”.  La visión de la realidad y la posibilidad dentro del redil es tan limitada que no puede haber contrarios.  Así que las élites tienen que crear en los humanos la percepción que les permita fabricar las divisiones sobre cuya base podrán dividirlos y gobernarlos.  ¿Cuál es la diferencia entre un obispo cristiano, un rabino judío, un clérigo musulmán o hindú o un seguidor de Buda que imponen sus creencias a sus hijos y a los demás?  No hay ninguna diferencia, porque por mucho que difieran las creencias que tratan de implantar, que en muchos casos es muy poca, la cuestión general es siempre la misma: la imposición a otras personas de las creencias de uno mismo.  Fijémonos en los “contriguales” de la política.

La extrema izquierda, simbolizada por Stalin en Rusia, impuso un control centralizado, la dictadura militar y los campos de concentración.  Lo “opuesto” era la extrema derecha, simbolizada por Hitler.  ¿Qué hizo éste? Establecer un control centralizado, una dictadura militar y campos de concentración.  Así, estos dos “contriguales” fueron embarcados en una guerra entre ellos mediante campañas de propaganda que afirmaban que eran contrarios.  La guerra fría fue que la primera estaba abiertamente controlada por los pocos y la segunda estaba secretamente controlada por los pocos.  Cuando llegas finalmente a la punta de la pirámide, encuentras que eran estos mismos pocos quienes controlaban ambos “lados”.  La misma fuerza que opera a través de Wall Street y la City de Londres financió todos los “lados” en las dos guerras mundiales y eso se puede demostrar (véase… And The Truth Shall Set You Free).

Resumamos en qué consiste la estafa.  a) Primero hay que aprisionar la mente humana con una fe rígida y un sentido de la realidad esencialmente limitado: el redil.  No tiene mucha importancia de qué creencias se trate, siempre que sean rígidas y sirvan para disuadir el pensamiento libre y las preguntas formuladas a partir de una mentalidad abierta.  Cristianismo, judaísmo, islam, hinduismo y todas las demás, cada una contribuye a las servidumbre humana mientras aparentemente afirma distintas “verdades”.  b) A continuación es preciso animar a aquellos que siguen estas creencias rígidas a imponerlas a los demás y a hacer la vida muy difícil y desagradable a cualquiera que no se conforme.  c) Seguidamente se contraponen estas creencias asegurando así la división y el control que necesitan desesperadamente los pocos para mandar sobre los muchos.  Mientras las masas están tan ocupadas luchando unas contra otras y tratando de imponer sus propias creencias y visiones a los demás, no ven que los Illuminati manejan las cuerdas de todos los bandos.  Los humanos son como polillas zumbando alrededor de una luz, tan hipnotizados, por su fe religiosa, por el marcador del fútbol, el último escándalo en una telenovela o el precio de la jodida cerveza, que no se dan cuenta de los preparativos que se están llevando a cabo para aplastarlos con un golpe de matamoscas.

 

David Icke – Hijos de matrix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s