LOS FRACASOS NO EXISTEN

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Frecuentemente, la diferencia entre lo que es y lo que se desea ser es la causa de malhumores e inseguridades personales.  Pero es preciso gozar de nosotros mismos, tal como somos.  No podemos ser felices sólo cuando conseguimos un objetivo, sino que lo hemos de ser siempre.  En la vida cuenta también cómo se consigue el objetivo.  El proceso recorrido tiene un valor considerable y satisfactorio, sobre todo, si el resultado final es excelente y lleva al culmen de la sensación positiva; pero también las acciones de cada día, dirigidas a alcanzar nuestras metas, han de satisfacernos y hacernos conscientes de que somos felices y valiosos.  Todas las experiencias de la vida contribuyen, de hecho, al crecimiento interior y a crear referencias útiles para el futuro.  Los fracasos no existen, las dificultades son retos, y las emociones negativas son sólo estímulos que se interponen antes de llegar a la meta.  Nadie, fuera de usted mismo, puede cambiar sus experiencias interiores, porque son sus decisiones, y no las condiciones de la vida, las que determinan su destino.  Tenga siempre presente que el futuro nunca es igual que el pasado: su vida puede cambiar en un instante, y abandonar sus límites en un segundo, sencillamente, con su fuerza de voluntad.  Las siete reglas de comportamiento para superar el sentido de fracaso son:

1.  Concéntrese en sus objetivos y cree en su mente una representación de la persona que quiere llegar a ser.

2.  Comuníquese a usted mismo la seguridad, la confianza, la pasión, el amor, la felicidad que desea tener, viva sus sensaciones con la capacidad racional de leerse y corregirse.

3.  Simplifique sus reglas: haga más fácil satisfacer sus valores y más difícil violarlos.

4.  Cárguese de la energía con que se está trasformando y comience inmediatamente a vivir como una nueva persona, sin esperar a nada.

5.  Acepte los retos que la vida le presente, afróntelos con su nueva identidad, su seguridad y su confianza.

6.  Concéntrese en cómo quisiera sentirse y cómo será cuando haya superado los desafíos, y mediante este estado de ánimo positivo vencerá cualquier dificultad, presente, pasada o futura.

7.  Cree una alternativa para sus recuerdos dolorosos, reviva las experiencias pasadas con los nuevos recursos que tiene hoy a su disposición, modifique su percepción y elimine las connotaciones negativas, para abrir así el camino del optimismo.

Fuente: Angelo Musso, Ornella Gadoni – El psicólogo en casa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s